Defensa del consumidor: objetivo de la nueva ley que regula el comercio electrónico

La defensa del consumidor es el principal objetivo de la ley que este viernes aprobó el consejo de ministros. Una ley que nace ante el auge que esta teniendo la venta a distancia, principalmente a través de Internet pero también a nivel telefónico.

No soy abogado pero por lo que he podido leer en los medios de comunicación, los puntos más importantes son:

  • El plazo de devolución pasa de 7 a 14 días
  • Este plazo puede quedar automáticamente ampliado a 12 meses (!?) en caso de que no se hubiera informado al consumidor de el derecho de ejercerlo
  • Evitar las “cargas encubiertas”, es decir el usuario deberá conocer el coste final, con transporte, impuestos etc antes de finalizar el pago. Si el usuario no fuera informado de algún extra tiene derecho al desembolso reembolso.
  • En el caso de venta telefónica sólo tendrá validez cuando se haya firmado y enviado el acuerdo por fax, email o SMS.
  • Si es necesario un número de teléfono de comunicación en referencia al contrato, esta no debe tener un coste superior a la línea básica.

defensa del consumidor e-commerce

La idea es reforzar la seguridad jurídica no solo del consumidor sino también del empresario para seguir impulsando las nuevas tecnologías como un nuevo canal más seguro para la compra de bienes y servicios. La ministra Ana Mato habla de “eliminar la letra pequeña” y reducir a la mitad las reclamaciones por este tipo de compras.

Aquí nos encontramos con opiniones para todos los gustos, las asociaciones de consumidores dicen que se queda corta: falta una regulación en la forma de envió de las facturas al consumidor, las garantías se contemplan de forma muy ambigua (OCU), vigilar el tema de la publicidad confusa o engañosa,  las clausulas abusivas, harían falta organismos de control y sancionadores (CECU).

También me planteo si al final todo este tipo de reformas van más en beneficio de los grandes e-commerce o de las pequeñas tiendas online.

Cada vez más, en el diseño de las tiendas, habrá que ir teniendo en cuenta no sólo la usabilidad, el responsive o los colores,  habremos de dar una imagen de seguridad y confianza, con los costes claros y detallados, la política de pagos y devoluciones etc. no por la ley sino por nuestros clientes para que vuelvan y nos recomienden.

Fuentes: Deia, El Pais

Josep M Tapia

ESIC & UAB (Barcelona)

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.